Posts Populares

Cualquier tiempo pasado fue mejor, si empiesas a recordar tiempos, te daras cuenta que todo va para atras y apesar de mejoras gráficas, mejoras de sonido y demás los cerebros de los creadores se han secado eso aunado a que los gamers tambien ya no somos los que eramos y las nuevas generaciones que en sus espaldas llevan el deber de seguir nuestra tradición se han quedado resagadas en cuanto a talento y calidad.

Este post, rinde desde MI MANERA DE VER LAS COSAS homenaje a un niño que nunca crecio.  Que vivio el dolor de un padre abusador y beberdor, pobreza y épocas muy racistas.  Un niño atrapado en el cuerpo de un adulto MUY ENFERMO FÍSICAMENTE.  Que dio todo lo que podía darle a la humanidad y esta le pago con desprecio, porque seamos francos más que ver hacender a alguien, nos facina verlo caer estrepitozamente contra el suelo.

Mi manera de recordarlo sera hablar de su único video juego, por lo menos el que yo conservo en memoria, si de antemano se que era malo, muy malo.  Pero entiendan, ERA UN JUEGO DEL REY DEL POP.

Descansa grande, que pasarán muchos años antes de que alguien demuestre tu calidad.

                                                                                                             Cucho Games.


Corre el año 1990, Sega le disputa a Nintendo la supremacía en el sector de los videojuegos con su recién estrenada consola de 16Bits, la Mega Drive, aprovechando que su más directa rival, la Super Nintendo, tan sólo había visto la luz en el mercado nipón.

Mientras tanto Michael Jackson, protagonista del videojuego, triunfaba en las listas de éxitos de medio mundo con los últimos singles de su segundo trabajo, Bad, y el reciente estreno de su primera película del mismo nombre que el juego siendo aclamado por muchos como el rey del pop.

Moonkwalker es un Beat'em'up bastante sencillo en el que asumimos el rol de Michael Jackson, que tendrá que recorrer los seis niveles de que consta el juego liberando a una serie de jovencitas que se hayan cautivas. Conforme se vaya avanzando en el juego el número de jovencitas a liberar en cada fase irá en aumento, y, los lugares donde éstas se hallan serán menos accesibles o estarán más protegidos. La mecánica de juego permanecerá inalterable fase tras fase, y tras cumplir el objetivo de liberar a las rehenes hará acto de presencia Bubbles, el chimpance de Michael, que, como buena mascota, le ayudará guiándole hasta el jefe final, al que habrá que derrotar para pasar a la siguiente fase.



"¿Versión Lego?"

El título cuenta con un único modo de juego aunque, como todo buen arcade, permite la posibilidad de ser jugado de forma alternativa por dos personas relevándose en el control de juego cuando el jugador pierde una de las vidas. La única diferencia entre ambos jugadores será el color del atuendo que luzca su personaje, aunque los movimientos y magias serán los mismos.

Como era tradicional en la época no hay posibilidad de grabar la partida, de hecho ni siquiera existe la posibilidad de introducir contraseñas que lleven al jugador a un determinado capítulo, lo cual casi que se agradece ya que estamos ante un título sustancialmente corto -debido en parte a su mediana dificultad- el cual es posible terminar en algo menos de dos horas. En cualquier caso el juego permite continuar la partida hasta en dos ocasiones utilizando un sistema de créditos a imagen y semejanza del juego en recreativa, aunque sólo algunos de los jefes finales son lo suficientemente duros como para forzarnos a utilizarlos.

Como era de esperar en un título de estas características el peso del apartado técnico del juego recae principalmente en su apartado sonoro, que ha sido cuidado al máximo para el lucimiento de su protagonista.

El juego incluye cinco de las más famosas melodías interpretadas por Michael Jackson: Another Part of Me, Bad, Beat It, Billie Jean, y Smooth Criminal, de hecho el inicio del juego está inspirado en el videoclip promocional de este último.  La calidad de las melodías es bastante alta a pesar de que por las limitaciones propias de la consola no son cantadas sino simples midis.

Dentro de los efectos de sonido destaca sin duda el grito típico de Michael, que en el juego aparece sorprendentemente denominado como Aaow!.  El juego cuenta también con algunos efectos de sonido en forma de voces, generalmente de las niñas que el protagonista rescata que lo agradecen al grito de ¡Michael!.

El modelado de los personajes sufre bastantes altibajos, estando recreado Michael Jackson casi a la perfección mientras los enemigos y el resto de personajes secundarios no pasan de normales. Además, las animaciones del protagonista están bastante cuidadas haciendo que sus movimientos parezcan casi reales, sobre todo en algunos pequeños pasos de baile que aparecen en momentos concretos como cuando se usa alguna de las magias.

Manejar a Michael por los escenarios es bastante sencillo respondiendo el pad de la consola a la perfección, sin embargo el problema surge cuando queremos hacer bajar a nuestro personaje por una rampa o escalera, y es que la forma que se tenía en aquella época de dar cierta sensación de profundidad en los juegos va en detrimento del control. 
 
Moonwalker es un juego con un excelente apartado sonoro que gustará no sólo a los fans de Michael Jackson sino también a todos aquellos que gusten de contar con buenas y pegadizas melodías mientras juegan con un título muy arcade aunque algo previsible, una buena ocasión de rememorar tiempos mejores tanto para el cantante como para la compañía nipona.

Como nota final, les dejo el video de una. a mí opinion de sus mejores canciones.

Como pasa el tiempo, era solo un chamaco cuando apenas podia taradear esta canción.

Fuente: http://www.viciojuegos.com
Descarga: http://www.juegoviejo.com/pc/m/Michael%20Jackson:%20Moonwalker_1.html
Ver Tambien: http://www.museodelvideojuego.com/michael-jacksons-moonwalker

One Response so far.

Leave a Reply

Si Te Sirvio De Algo la Info Que Encontraste Akí Haslo Saber

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Manimecom - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -